Principios éticos AMIE

1. Competencia profesional

Mantenimiento de los más altos niveles de excelencia en la labor investigadora.

Reconocimiento de las limitaciones profesionales y académicas, así como de la necesidad de la formación continua.

Trabajo profesional conjunto y colaborativo orientado al beneficio de estudiantes, miembros del equipo y personas destinatarias de la investigación.

2. Integridad

La actividad investigadora tiene que ser honesta, justa y respetuosa con todas las personas.

3. Responsabilidad profesional, científica y académica

Adhesión a los más altos estándares científicos y profesionales.

Aceptación de la responsabilidad de la labor investigadora.

Compromiso con la confianza pública depositada en la investigación.

Respeto por todas las personas integrantes de la comunidad científica, independientemente de la diversidad de enfoques teóricos, metodológicos o personales.

Responsabilidad ética compartida.

4. Respeto de los derechos, la dignidad y la diversidad

Defensa de la diversidad de valores, actitudes y opiniones.

Respeto a los derechos, la dignidad y el valor de todas las personas.

Sensibilidad por las diferencias culturales e individuales, y reconocimiento del papel de la educación en el servicio a los grupos diversos.

Eliminación de los prejuicios en la actividad profesional.

Tolerancia cero frente a cualquier forma de discriminación basada en cuestiones de raza, etnia, género, orientación sexual, cultura, edad, nacionalidad, discapacidad, condiciones de salud, etc.

Reconocimiento explícito de los derechos de todas las personas.

5. Responsabilidad y utilidad social

Reconocimiento de la responsabilidad profesional y científica en relación a las comunidades en las que los equipos investigadores viven y realizan su función profesional.

Esfuerzo por avanzar en el conocimiento científico y académico y por servir al bien común.