Autor Tema: La cultural del esfuerzo: ¿es una propuesta de derechas?  (Leído 4610 veces)

Desconectado pmelgar

  • Newbie
  • *
  • Mensajes: 13
    • Ver Perfil
La cultural del esfuerzo: ¿es una propuesta de derechas?
« en: Febrero 26, 2013, 18:18:15 »
A menudo escucho y leo críticas a cualquier tipo de propuestas que hablen de esfuerzo y calidad. Se rechazan estas ideas afirmando que responden a la sociedad capitalista, a la mercantilización de la universidad, que son de derechas, y un largo etcétera de frases hechas que se emplean para meter en un mismo saco diversidad de propuestas y, sobre todo, para poder rechazarlas sin necesidad de argumentar los motivos.

Como personas científicas y comprometidas con la educación debemos ser rigurosos y rigurosas a la hora de vincular determinadas propuestas con una ideología concreta. El esfuerzo no es un patrimonio de la derecha y es una pena que aquí haya autores que van de expertos en educación y que cometan ese error, generalmente porque su fuente no son libros científicos de educación sino las tertulias y el google.

Aportamos una evidencia de lo erróneas que son las afirmaciones de esos autores. Ayer tuve la suerte de compartir con otras personas el debate sobre el libro "Cartas desde la cárcel" de Gramsci. En él se comentó la siguiente cita:

Tampoco es exacto que yo haya dicho que Delio no es concreto, por la sencilla razón de que no sé lo que es Delio. Incluso estoy convencido de que, al igual que todos los chicos de su edad, es muy "concreto" en la vida real, como tú dices. Eso significa que las lecturas y la orientación escolar que le ha dado algún maestro no el induzcan, en ciertos casos, a fantasear, de un modo que a mí me parece equivocado, sobre hipótesis pseudocientíficas; me parece equivocado, y de algo que hay que corregir, porque creo que es necesario llevar siempre a los escolares por una vía que haga posible el desarrollo de una cultura sólida y realista, depurada de todo resto de ideologías rancias y estúpidas, que permita la formación de una generación que sepa construir su vida y la vida colectiva de un modo sobrio, con el máximo de economía de los esfuerzos y el máximo de rendimiento.
(Carta a Julia, 1936)

Gramsci siempre tuvo clara la importancia de acceder a la cultura, pero no a cualquier tipo de cultura, si no la cultura clásica, de calidad... Otro de los elementos que aparecen permanentemente en este libro, y también en esta cita, es el esfuerzo. Sin esta exigencia condenamos a los niños y niñas al fracaso. Así, la lectura de la obra de Gramsci nos desvela que esfuerzo, calidad, cultura, máximo rendimiento... son propuestas revolucionarias.

Retomar a este autor me ha llevado a pensar en la necesidad de no aceptar "ideas rancias y estúpidas" sin argumentos y evidencias sobre su eficacia en la consecución de una educación de calidad para todos y todas. Y de mantener nuestro compromiso como científicos y científicas con aquellas propuestas realmente revolucionarias.

Desconectado Ramon Flecha

  • Newbie
  • *
  • Mensajes: 11
    • Ver Perfil
Re:La cultural del esfuerzo: ¿es una propuesta de derechas?
« Respuesta #1 en: Marzo 24, 2013, 12:17:33 »
La causa de que mucha gente en España haya tenido y tenga ese error está en que muchos de los principales referentes “intelectuales” de las izquierdas españolas lo han difundido. Bueno, en realidad, la causa más próxima está en que gente de izquierdas (incluso personas que ponen grandes esfuerzos en la superación de desigualdades educativas) todavía hoy sigue a esos referentes. No saben que, mientras ell@s están trabajando intensamente en sus aulas, barrios y pueblos, esos referentes están ganando cuantiosos sobresueldos sin hacer ni siquiera el esfuerzo de leer las investigaciones científicas
internacionales y lo que l@s intelectuales han dicho sobre el tema.
« Última modificación: Marzo 24, 2013, 12:35:27 por Administrator »

Desconectado Emilia Aiello

  • Newbie
  • *
  • Mensajes: 2
    • Ver Perfil
Re:La cultural del esfuerzo: ¿es una propuesta de derechas?
« Respuesta #2 en: Marzo 24, 2013, 12:31:10 »
Patricia, estoy de acuerdo con lo que comentas. También he tenido la suerte de participar en el seminario y discutir Gramsci, y la idea que citas es sólo una de las tantas en las que él hace énfasis en la importancia del esfuerzo para educarnos críticamente y acceder a la cultura clásica, a la de verdad. De hecho, como alguien comentó en el seminario, Gramsci con sus hijos cuando tenían entre 5 y 12 años no les hablaba ni les recomendaba leer la “Hormiga Piga” (como a veces hacemos aquí con los más pequeños), sino  “Guerra y Paz” de Tólstoi, la “Cabaña del Tio Tom”, la “Odisea” de Homero, otras obras de Goethe o de Wells...

El mismo Gramsci fue un ejemplo de esfuerzo toda su vida, cuando consiguió una beca para estudiar en Torino, sobrevivir en la cárcel en sus condiciones físicas o contribuir –en esas mismas condiciones– con una producción científica que aún hoy es de máxima relevancia.

Yo no he leído a ningún autor importante (me refiero, autores clásicos) que no apunte al hecho tan relevante de la necesidad de esfuerzo para tener una educación de calidad, y para conquistar la cultura. Además, nunca he disociado el hecho de ser de izquierdas con creer en el esfuerzo en todos los ámbitos como forma de superación, para conseguir beneficios personales y también colectivos. Freire es un ejemplo de esto, y además, como todos sabemos, de izquierda y de pensar en la revolución educativa del pueblo y por el pueblo.

Muchas ideas “científicas” que alegan la no necesidad de esfuerzo para alcanzar tener una  educación crítica y de calidad suelen ser eso “pseudocientíficas”…

Continuem parlant!

Desconectado Ana Vidu

  • Newbie
  • *
  • Mensajes: 6
    • Ver Perfil
Re:La cultural del esfuerzo: ¿es una propuesta de derechas?
« Respuesta #3 en: Julio 04, 2013, 11:16:12 »
Me parece muy interesante este debate y me gustaría contribuir con mi caso, que ejemplifica cómo precisamente gracias al esfuerzo podemos llegar allí donde nos propongamos.

Mi familia fue parte de la ola migratoria que salía de Rumanía hacia España y otros países del Oeste Europeo. Mi padre migró hace más de una década, justo el día que cumplía 12 años. Lo acompañamos a la estación con la idea que ganaría algún dinero y volvería a juntarse con la familia. La realidad fue que un año después, nos juntamos nosotros con él.  El esfuerzo no faltó en ningún minuto. Mis padres nunca habían llegado a la Universidad pero vieron la migración como el precio a pagar para ofrecer a su hijo y a su hija las oportunidades que ellos nunca tuvieron. Su sueño se hizo realidad en el 2011, cuando en el Aula Magna de la Universidad de Barcelona, vieron a su hija recoger el Premio Extraordinario por ser la estudiante con el mejor expediente académico de su promoción de la carrera de Sociología. Un año después, volvieron a tener el mismo sentimiento, gracias al mismo reconocimiento, pero esta vez en el Máster de Investigación Sociológica de la misma universidad. 

En Rumanía siempre había sido buena estudiante sin embargo, triunfar en el sistema educativo español no fue fácil para mi, requirió mucho esfuerzo. Ser inmigrante, no saber el idioma, me llevaron a ingresar en un curso académico inferior al que me correspondía por edad y a estar en un aula segregada con otros inmigrantes donde solo nos enseñaban catalán. He tenido que luchar contra todo tipo de prejuicios relacionados con la etiqueta de inmigrante y trabajar duro para no sacrificar el sueño de mis padres. Este esfuerzo me lleva a estar ahora cursando los estudios de doctorado, con una competitiva beca que me permite trabajar en la universidad, y contribuir des de la investigación científica más rigurosa para que todo los colectivos, todos los niños y niñas, sean de donde sean, consigan llegar muy lejos.

Todo en la vida, todos los ámbitos y actividades, implican esfuerzo; nosotros y nosotras decidimos dónde lo empleamos. Veo por tanto, que si a todos los niñas y niñas se le da la oportunidad y se les educa en la cultura del esfuerzo podrán cumplir las utopías más grandes y llegar muy lejos, tanto como se propongan; transformando e impactando la ciencia, la política y la sociedad; por tanto, sus vidas y las de muchísimas personas.